UN DESASTRE MUNDIAL QUE MUCHOS HAN OLVIDADO.

El 9 de Mayo se 1945 se firmó el acta de capitulación incondicional del nazifascismo, llegaba así el fin de la Segunda Guerra Mundial. Fue  una guerra de rapiña por un nuevo reparto de los territorios,  engendrada por  quien quiso implantar el imperio del terror de una raza superior tal y como se consideraban aquellos alemanes que siguieron la ruta del hasta entonces, más sangriento e inhumano de los asesinos: Adolfo Hitler. El hombre que tuvo aliados como Franco, Mussulini y otros compinches.

La invasión nazi  llegó casi hasta las puertas de Moscú. Los aviones asediaron a ciudades enteras en territorio de la URSS y otros enclaves urbanos de Europa. Las bombas y los cañones parecían inexpugnables en aquel agresivo avance de las tropas nazis. Los obreros soviéticos construyeron fábricas subterráneas, producían aviones, cañones y  armas  para enfrentar la agresión; los alimentos escaseaban cada vez más, pero la voluntad de vencer a los invasores crecía minuto a minuto.

El Partido Comunista fue el baluarte formidable para mantener la unidad del pueblo soviético e inculcó la convicción a los soldados y oficiales del Ejército Rojo para rechazar y vencer a los agresores. Era una lucha de vida o muerte.

Al fin el enemigo fue expulsado del territorio soviético,  el Ejército Rojo cambió el sentido de la guerra y junto a los soldados de diferentes países logró expulsar al enemigo para llegar, al final, hasta la misma madriguera hitleriana.

Más de 20 millones de soviéticos entregaron sus vidas en aquella lucha frente al fascismo y el Ejército Rojo se convirtió en el gran puño que logró la desarticulación de esa maquinaria de muerte.

Hoy, parece que muchos no recuerdan los negros días vividos por el mundo en aquella horrible pesadilla. La ONU, que surgiría precisamente para defender a la humanidad del peligro de una nueva guerra parece hoy convertida en un centro incapaz de cumplir su cometido. Los acuerdos de su Asamblea General se violan por los nuevos gendarmes del mundo como el caso del bloqueo contra Cuba. Los acuerdos de su Consejo de Seguridad se aplican violando normas elementales y aparecen nuevas guerras de rapiña como las de Iraq, Afganistán, Libia y surgen nuevas amenazas contra pueblos enteros en tiempos en que el arsenal armamentista ha multiplicado su capacidad de daños y de muerte. Hay hombres nobles y buenos presos en las cárceles de Estados Unidos mientras que permite que los asesinos anden sueltos por sus calles.

El mundo asiste hoy a un peligroso momento  que como ha explicado el compañero Fidel puede conducir a la extinción de la especie humana.

Parece que ya muchos han olvidado el terror y la muerte que vivió la humanidad durante la tenebrosa Segunda Guerra Mundial. Los nuevos gendarmes imperiales tratan hoy de asfixiar al mundo,  y por eso:

NO, Y MIL VECES NO AL NUEVO FASCISMO DEL SIGLO XXI

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: