ASÍ SON LAS COSAS DE LA VIDA.-

Crónica  de mis tiempos de estudiante.-

Me parece que fue ayer cuando llegué a esta emisora, pero no obstante el día 24 de Julio de este próximo 2012 que casi comienza, se cumplirán 38 años. Cuando llegué a este pueblo yo tenía solo el décimo grado y 21 años de edad. Soy habanero por nacimiento, pero matancero, porque mi padre me inscribió en el antiguo Término Municipal de Manguito, a pocos kilómetros de aquí de Colón, venía entonces de la actual provincia de Holguín donde mi padre se desempeñó durante 44 zafras como azucarero en el ya desaparecido Central Antonio Maceo.

Yo fui también víctima del capitalismo que obligó a emigrar laboralmente a mi padre desde Colón hasta aquella zona del país para hacer zafra. Allí se encariñó con aquello, con la gente, con la vida oriental, y yo, pues me crié dando viajes de un lado al otro del país casi siempre usando las paralelas del ferrocarril entre Colón y Maceo y viceversa, hasta que en 1974, vine definitivamente a trabajar a esta radio de Colón.

Tony joven

Así era yo con 21 años. El profesor Teodoro me captó para que continuara mis estudios.

En Holguín me había dedicado desde la etapa de los estudios secundarios a aprender locución de radio con el profesor Jorge Antonio González Valero en la emisora Radio Angulo de la ciudad holguinera.

Aquí en la provincia de Matanzas mi casa estaba en Céspedes, un pequeño pueblo perteneciente al municipio de Calimete a unos 29 kilómetros de Colón. Cuando me enfrenté a esto no conocía a más nadie que a los que trabajaban aquí en la incipiente emisora.

Dormí durante un año sobre una mesa con una colchoneta que arrancaron de la pared de uno de los viejos estudios de la anterior emisora Radio Colón 70 existente en el propio edificio de la nueva emisora para que yo no durmiera a “ tabla pelada “ como se dice a lo cubano.

El viejo y querido Teodoro Rodríguez, gran profesor de aquí, que había sido director de la entonces Secundaria Básica “ Leonel Fraguela “, ( escuela donde estudié en mis años mozos ) al enterarse de que yo solo tenía décimo grado al llegar a Colón, me buscó, me captó y me obligó ( entre comillas ) a matricular en la Facultad Obrera, porque decía que yo tenía que superarme.

Hoy se lo agradezco con infinita sinceridad. Así fue. Terminé la Facultad y en 1982 matriculé la carrera de periodismo en la Universidad de La Habana.

Armelio

Armelio Ferrás Pellicer, Combatiente del Asalto al Cuartel Moncada. Fue para mí y lo sigue siendo UN VERDADERO PADRE.

 Mi viejo Armelio Ferrás, aquel inolvidable combatiente del asalto al Cuartel Moncada de la ciudad de Santiago de Cuba el 26 de Julio de 1953, que me quiso como un padre, junto a su esposa Eloisa Díaz Ordaz ( La Guajira ), me dieron la llave de su casa en La Habana en el antiguo Edificio “ALASKA”, para que yo fuera a estudiar.

Mi padre enfermó de un cáncer en el tabique de la nariz y ellos me brindaron también todo su apoyo para que yo lo atendiera a la par de mis estudios, y fue entonces cuando Armelio me dijo: NO PUEDES DEJAR TAMPOCO DE ESTUDIAR.

Me acuerdo de las noches cuidando a mi padre en el hospital Oncológico de La Habana en Julio de 1983 y con la libreta abierta al lado de su cama, estudiando con la ayuda de una linterna porque al otro día tenía una prueba en la Facultad de Artes y Letras donde funcionaba entonces la Facultad de Periodismo. Así pasó el tiempo y llegó Julio de 1987.

La graduación fue en el Teatro Carlos Marx. Allí en la graduación, escuchando el Himno de la Universidad Habanera cantado en Latín, en uno de los palcos estaba mi padre con su venda blanca en la nariz pero sonriente. Me miraba orgulloso y yo a él desde la platea. El estaba vivo y yo graduado ya. Armelio, su esposa LA GUAJIRA y Teodoro, en mi pensamiento como una brújula que todavía no me han dejado de indicar el rumbo por la inmensa ternura de sus sentimientos.

Siguió pasando el tiempo. El 14 de Junio de 2001 mi padre murió pero de otra dolencia. La Revolución me le garantizó la vida por todo ese tiempo. Armelio seguía vivo y me decía como lo hacía siempre: FE Y ADELANTE, pues según él así mismo le decía a sus compañeros de la lucha clandestina frente al batistato.

Y proseguía el curso del tiempo. Armelio enfermó y lamentablemente llegó el día de su deceso. Su cadáver fue trasladado desde La Habana hasta Colón, porque él había pedido en vida que le dieran sepultura aquí en este su querido terruño adoptivo `pues era gibareño de nacimiento.

El Partido me encomendó redactar las cuartillas de su despedida de duelo. Lo hice con el alma y el corazón sobre el teclado de mi computadora.

Protocolarmente yo no debía leerlo. Lo entendí. Con cuánto gusto lo hubiera hecho. Todavía guardo esa despedida de duelo en mi ordenador.

Tony

Así soy ahora, pero el paso de los años no podrá borrar de mi mente el recuerdo de aquellos hermosos años de mi vida.

Ya también falleció el querido Teodoro, mi gran maestro que me recuerda al Mendive que tuvo Martí en su tiempo. Pero la vida siguió su indetenible curso y ahora me tocó a mí ser profesor de la universalización aquí en Colón durante 3 años consecutivos.

He visto a los muchachos cómo se preparan sin tener que emigrar a otros parajes del país. Les hablo de los trabajos que tuvimos que pasar muchos de los que hace algunos años terminamos estudios universitarios dando continuos viajes a diferentes zonas de la nación para poder hacerlo.

Explicamos a ellos de las oportunidades que la Revolución les ha brindado hoy. Muchos las aprovechan. Otros no le dan la tremenda importancia que el hecho merece. Qué lástima que eso suceda cuando nuestra Revolución ha dado todas las facilidades para que cada hombre o mujer del pueblo se supere más ahora cuando la Universidad se sitúa tan cerca.

Todavía resuenan en mis oídos los chasquidos de las ruedas del ferrocarril o los frenazos del ómnibus en los múltiples viajes que rompieron la distancia entre La Habana y Colón y viceversa durante los días de lluvia, de frío o de enfermedad, para poder estudiar. Así, contra viento y marea fue que logramos muchos de los de aquella época hacernos profesionales de estos medios y de otras esferas del conocimiento humano. Pero….

SI ME HUBIERA TOCADO ESTA ETAPA, OTROS GALLOS HABRÍAN CANTADO Y TONY HUBIERA SIDO MÁS FELIZ.

Así son las cosas de la vida.-

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: