CON EL ETERNO RECUERDO DE CAMILO.

Al cumplirse este 6 de Febrero 80 años de su nacimiento.

Camilo

Inolvidable Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán.

 

El 6 de Febrero de 1932 nació en la barriada de Lawton en La Habana el inolvidable Comandante de la Revolución Cubana Camilo Cienfuegos Gorriarán a quien el General William Gálvez calificara como SEÑOR DE LA VANGUARDIA por su voluntad e intrepidez en las acciones de la lucha revolucionaria en la Sierra Maestra y durante la Invasión hacia el occidente del país. Hoy le tributo mi modesto homenaje de recordación mediante una crónica que escribí hace exactamente 11 años y que conservo por el evocativo respeto y cariño que siento — al igual que millones de cubanos—por este fervoroso combatiente en aquella gloriosa etapa por la definitiva libertad de nuestra querida Cuba.

Junto a Fidel

Junto a Fidel. Entrada a La Habana. 8 de Enero de 1959

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA:

Yo era un niño; breves años de mi vida habían transcurrido, y desde mi inocencia supe quererlo por su influjo elocuente y viril que yo captaba de mis padres, al escucharlos, cómo hablaban de la valentía y de la simpatía popular de un hombre llamado Camilo que según las noticias se había perdido en un avión.

Recuerdo que, frente a Pimpo Villar, pues así llamaban a mi maestra de primer grado, lloramos todos de alegría cuando se propagó la noticia de que había aparecido Camilo.

Paula, la auxiliar— que antes llamaban conserje—, nos abrazaba y brincábamos de júbilo corriendo por el amplio patio de la escuela dando vivas a la Revolución y a Camilo, a nuestro Camilo, a aquel nombre que conocí tan de cerca, sin entenderlo entonces. cuando también miraba, inusitado, a mi padre tratando de captar la señal de Radio Rebelde desde la Sierra, sin comprender tampoco el por qué a veces él salía y miraba por los alrededores de la casa. Después supe que se cercioraba de la posible proximidad de los sinvergüenzas chivatos de la dictadura batistiana.

Entonces escuchaba su nombre pronunciado por mi padre, por  mi madre,  mi abuela,  mis tíos…   por  muchas personas, y, recordando todo aquello, descubrí con el paso de los años que así era porque se multiplicaba, se agigantaba, se había convertido en fervoroso héroe, se había ganado el más extraordinario cariño del pueblo.

Luego, la tristeza nos envolvió de nuevo con la suprema carga de la decepción. No era cierto. No obstante la búsqueda intensa, nada apareció de su rastro, de su cuerpo, de su avión, de su sombrero alón y su sonrisa franca tras la honrosa barba crecida en el fragor del combate por la libertad.

Y fueron pasando los años. Todavía las imágenes de Pimpo, la maestra, y de Paula, la conserje, están vivas en mi memoria y asociadas directamente con Camilo, con su historia y con su grandeza.

Después conocí muchas otras cosas. Comprendí que el SEÑOR DE LA VANGUARDIA – como lo llamara el General William Gálvez—prendió para siempre en el alma de cada cubano por la misma fuerza de su pensamiento, de su lucha, de su acción y porque como dijera Fidel :“ en el pueblo hay muchos Camilos”.

Hoy lo comprendo aun mejor, más que nunca. En horas de la madrugada, cuando me preparaba para llegar a la emisora a comenzar mis labores, miré hacia la mesa del comedor y, en un pomo de cristal había unas flores cortadas ayer por la tarde. Mi esposa me dijo que nuestra pequeña hija de ocho años las había recogido con mucho amor, la tarde anterior, para llevárselas a CAMILO al cumplirse este 6 de Febrero otro aniversario de su natalicio.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: