EUSEBIO HERNÁNDEZ PÉREZ, GENERAL Y DOCTOR.

El conocimiento de nuestra historia nos proporciona la certeza de hoy.

 Fotos : Archivo del autor y de internet.

Eusebio

General del Ejército Libertador de Cuba Doctor Eusebio Hernández Pérez, hijo de esta población colombina.

Fue patriota, médico, científico cubano, especialista en  importantísimas ramas de la medicina: La Ginecología y  la Obstetricia.

Este hombre ilustre de la Patria Cubana y figura histórica más relevante de esta población de Colón, provincia de Matanzas, en Cuba,  nació aquí el 18 de Enero de 1853, diez días antes del natalicio en La Habana de nuestro Apóstol José Julián Martí Pérez.

Con solo 16 años de edad, participó en el Alzamiento de Monte Corojo, en Febrero de 1869, durante la Guerra de los Diez Años, encabezado por el    administrador del   ingenio Australia Gabriel García Menocal quien fue el padre del futuro General del Ejército Libertador Cubano Mario  García  Menocal.

Debido a su espíritu conspirativo fue detenido en una zona cercana a Colón por los tristemente célebres Chapelgorris de Guamutas, escuadrón de odiosos voluntarios de esta jurisdicción dirigido por el criminal teniente Manuel Navia. Denunciado por otro chapelgorri, el sanguinario sargento Padrón, como uno de los integrantes del alzamiento de Jagüey Grande, fue condenado a muerte.

Lo condujeron a un monte cercano y le dispararon, pero corrió entre los árboles y milagrosamente,  debido a su agilidad y destreza en la fuga no pudo ser  capturado por el cuerpo de voluntarios. Ya esta  zona sería demasiado peligrosa para él.

SUS ESTUDIOS Y CONTINUACIÓN EN LA LUCHA.

Cursó la segunda enseñanza en Cárdenas, Matanzas y La Habana respectivamente. Realiza su preparación del bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. Allí se encontraba cuando se produjo el fusilamiento de los ocho inocentes estudiantes de medicina el 27 de Noviembre de 1871, víctimas también del Cuerpo de Voluntarios de la capital de la colonia. Ya en 1874 su familia lo envía a Madrid, España para cursar estudios de medicina lugar donde precisamente estableció los nexos con la revolución independentista mediante la figura del General Calixto García Iñiguez quien al salir de España viajó a Nueva York para comenzar los preparativos de la llamada Guerra Chiquita de 1878.

Ya en Agosto de 1879 Eusebio Hernández, con solo 26 años de edad se había convertido en un verdadero patriota convencido de que solo mediante las armas sería posible alcanzar la verdadera independencia de su Patria y participa en la organización  de la Guerra Chiquita en Santiago de Cuba.

Eusebio no presentó su tesis de Licenciado en Medicina dejándola pendiente por utilizar los fondos destinados a ello a cumplir las orientaciones de Calixto García de regresar a Cuba para restablecer los contactos con los conspiradores que habían sido interrumpidos debido a la detención por fuerzas españolas de Pedro Martínez Freyre, Pablo Beola, Flor Crombet y Mayía Rodríguez.

La intentona conspirativa fracasa y logra escapar para Nueva Orleans. Posteriormente en Kinsgton, Jamaica rechazó la representación del Comité Revolucionario neoyorquino, que Martí le ofreció, pero no descansa ni un minuto en su labor revolucionaria subordinado entonces a Máximo Gómez a quien conoció en el propio territorio de Jamaica.

Durante el mes de Octubre de 1880 conoce a Antonio Maceo estando aún en tierras jamaicanas. Su gran y continuada amistad lo consagró también como médico de casi toda la familia Maceo a lo que hay que añadir la atención al parto de la jamaicana Amelia Marriat con la que Maceo sostuvo relaciones amorosas. Se convertiría en el médico que asistió al nacimiento de Antonio Maceo Marriat que fue el único descendiente directo de Antonio Maceo que sobrevivió a la muerte del Titán de Bronce.

Asiste también como médico en 1880 a Bernarda Toro Pelegrín ( Manana ), la esposa del Generalísimo Máximo Gómez durante el parto de su hijo Fernando.

POR OTRAS TIERRAS DE AMÉRICA

En 1881 llega Eusebio Hernández a Tegucigalpa, la capital de Holduras lugar en el que residió durante cinco años y donde estableció también su consulta particular de medicina. Allí también asumió de forma gratuita, la dirección de un hospital y una cátedra de la Escuela de Medicina, pues para conservar su independencia política nunca quiso atarse a cargos de carácter estable.

Corría el año 1886 y ante el fracaso del Plan conocido en la historia como GÓMEZ – MACEO se distancia de Martí al que critica fuertemente por la estructura del Partido Revolucionario Cubano en 1892 del que rechaza estatutos y  autoridad del Delegado no queriendo unirse a Martí ni cuando se lo sugirió el General Gómez.

Eusebio Hernández partió luego  para España para terminar su licenciatura en Madrid después de contraer matrimonio y en 1888 se radica en París y alterna viajes a Berlín donde sigue los estudios de la especialidad de Ginecología y Obstectricia que ulteriormente le darían un alto relieve profesional.

Entre 1880 y 1887 fueron muy estrechos los vínculos de Eusebio con el General Antonio Maceo cuya personalidad analizó con la intuición de un psicólogo. Acerca del Héroe de Baraguá Hernández escribió lo siguiente:

“ ÉL ANULÓ EL PACTO DEL ZANJÓN, LO REDUJO A UNA TREGUA EN BARAGUÁ Y VENCIÓ A TODOS LOS QUE EN ÉL INTERVINIERON. “

CONCLUSIÓN DE SUS ESTUDIOS.

Eusebio Hernández conoce en París en 1889 al Doctor Pinard cuya historia científica y política el mismo considera que tiene muchos puntos semejantes a la suya. Esa afinidad le ganó las simpatías de Pinard y es por ello que se convierte en uno de los discípulos de quien está considerado un reformador de la especialidad de Obstetricia contemporánea en la Clínica Baudelocque al frente de la que desarrolló gran talento como profesor de partos de la Facultad de París. Conoce y aplica la técnica quirúrgica de la Sinfisiotomía como recurso para facilitar el parto a aquellas mujeres con dificultades al momento del nacimiento de un hijo.

Gran dedicación entregó Eusebio a la conclusión y perfeccionamiento  de su carrera pero fue mayor el que dedicó a todo su accionar en aras de llevar adelante la lucha por la independencia de su país.

PRESENCIA DEL DOCTOR EUSEBIO HERNÁNDEZ EN LA GUERRA DE 1895.

En 1895 embarca rumbo a Nueva York para participar activamente en la preparación de la guerra necesaria al decir de Martí con el Comité Revolucionario del Exilio.

En marzo de 1896 naufraga junto a Calixto García en el barco Hawkins. A las órdenes del propio General Calixto desembarca luego en el Bermuda  y queda bajo el mando del Mayor General José Maceo en el Estado Mayor del mismo.

En Mayo de 1896 el General Máximo Gómez le concede el grado de Teniente Coronel y junto al generalísimo hizo la campaña bélica hasta que el Consejo de Gobierno reclamó sus servicios  como Secretario de Relaciones Exteriores de la República en Armas cargo al que pronto renuncia debido a discrepancias con el presidente Salvador Cisneros Betancourt y se incorpora luego nuevamente a las filas libertadoras del General Gómez y, posteriormente a las dirigidas por Calixto García.

 Es propuesto Jefe del servicio de Sanidad Militar con el grado de General de Brigada cargo que no acepta por haber influido en la confección de la Ley de Sanidad y haber puesto ese Departamento bajo las órdenes del General en Jefe. Es por ello que se denota su gran honestidad que le hacían recelar de que alguien pudiera pensar que la había hecho así para aspirar luego a esa jefatura.

Eusebio Hernández participó en combates como el de Loma de Hierro, el de Guáimaro, Las Tunas, Guisa y Saratoga. Durante el año 1896 rechaza también su elección como representante a la Asamblea de la Yaya.

En el campo insurrecto logró el grado de General de Brigada pero  su salud se fue deteriorando paulatinamente y fue la causa de que le autorizaran viajar al extranjero en 1898 a solicitud de su amigo el Mayor General Calixto García. En Nueva York recibió la noticia del fin de la guerra y de su elección como representante a la Asamblea de Santa Cruz del Sur pero, por rechazo a la intervención norteamericana no se involucró en sus trabajos.

 LA INTERVENCIÓN NORTEAMERICANA EN CUBA.

En 1899 regresa a Cuba acompañando el cadáver del General Calixto García a petición del General  Carlos García Vélez, hijo de Calixto. Ya dentro del país emplazó al gobierno interventor a definirse públicamente sobre la independencia de Cuba.

En la época revalida sus títulos en la Universidad de La Habana. La Asamblea de Representantes de la Revolución Cubana le otorgó el grado de General de Brigada de Sanidad.

Al frustrarse la independencia de Cuba debido a la intervención yanqui mantuvo en la etapa sus mismas convicciones patrióticas apoyando las causas más progresistas y  combatió con todas sus fuerzas las tendencias anexionistas.

En La Habana intentó crear una clínica. Rosalía Abreu le regaló mobiliario e instrumentos necesarios para una clínica gratuita de partos. El Ayuntamiento de La Habana acordó una subvención de mil pesos mensuales para ayudar al sostenimiento de dicha institución.

Entonces Eusebio no encuentra un local con condiciones para establecerla y el gobierno interventor tampoco le cede ninguno de los muchos que existían desocupados. Es la época en que Rosalía junto a Eusebio logran constituir un Comité de Señoras bajo su presidencia logrando crear un peculio propio a la clínica, establecer un taller para la confección de ropas para las embarazadas, madres y niños que fueran egresados de la clínica pero ni aún así logran el local.

 En esos instantes el Doctor González Lanusa acomete la llamada Reforma Universitaria y comienza por el profesorado. Nombró una comisión de profesores de la Universidad y de médicos particulares de gran reputación quienes lo honran designándolo para desempeñar la Cátedra de Obstetricia.

Más tarde Enrique José Varona, Secretario de Instrucción analizó e hizo establecer un plan completo de enseñanza en que Eusebio quedó como profesor de obstetricia con su clínica a la que nombró PINARD como homenaje a su profesor y amigo de París. Eusebio preparó, además, a dos comadronas que con varias enfermeras hacían guardias de día y de noche y ocupó durante mucho tiempo una estrecha sala con solo 24 camas del antiguo hospital Reina Mercedes.

 El Doctor Eusebio Hernández Pérez durante todo el período de ocupación norteamericana y luego, en la República neocolonial mantuvo firmes sus convicciones patrióticas apoyando siempre a las mejores y más progresistas causas, rechazando las políticas anexionistas e incluso se solidarizó con el Estado Socialista surgido en Rusia.

Hay otros momentos de la vida de Eusebio que debemos destacar tales como:

—   Fue de los fundadores del Partido Unión Democrática por el que fue candidato a la Asamblea Constituyente de 1901.

—  A pesar de no simpatizar con la figura de Tomás Estrada Palma, no apoyó a los liberales que se alzaron en agosto de 1906  porque creía que era preferible un mal gobierno nuestro antes que otra intervención extranjera.

—  Repudió la posición del presidente y manifestó al producirse la segunda intervención yanqui lo siguiente: A pesar de no simpatizar con Tomás Estrada Palma, no apoyó a los liberales que se alzaron en agosto de 1906 porque creía que era preferible un mal gobierno nuestro antes que otra intervención extranjera.

—   En 1907 pronuncia un discurso en el que exige la plena soberanía de Cuba.

—   En 1911 fue precandidato a la Presidencia de la República por el Partido Liberal.

—  Fue solidario de los intereses de la Clase Obrera, defendió la emancipación de la mujer, el derecho a la educación y a la salud gratuitas. Abogó por la protección del niño y del anciano y abogó también por una Ley  de accidentes de trabajo, la regulación del horario laboral y otras aristas del mejoramiento social.

—   Participó junto a Mella en la fundación de la Universidad Popular José Martí.

—  En 1926 fue nombrado miembro de la Academia de Ciencias de Cuba y de la Sociedad de Obstetricia de Francia.

—   En 1932 rechaza la presidencia del Partido Conservador.

—   Su última actividad pública fue el recibimiento  y la vigilia de las cenizas de Julio Antonio Mella el 29 de Septiembre de 1933 donde en la guardia de honor junto a su compañero Juan Marinello se enfrentó a las fuerzas represivas de la dictadura de Gerardo Machado.

 LA MUERTE

Su salud iba desvaneciéndose debido a su avanzada edad. En 1926 él mismo se diagnosticó un cáncer de colon y planificando la operación que según él debía hacérsele evitando lo que hoy se conoce por colostomía ante lo cuál prefería la muerte.

Ningún médico se atrevió a intervenirlo quirúrgicamente. Solo el doctor Seller en Berlín lo hizo con absoluto éxito aunque para consolidarlo positivamente tuvo que mantenerlo seis meses con un tratamiento permanente de desinfección. Ya en Cuba se le confirieron las órdenes GRAN CRUZ DE CARLOS MANUEL DE CÉSPEDES y la ORDEN DE LA CRUZ ROJA NACIONAL los dos galardones máximos del servicio ciudadano y científico.

 El Doctor Eusebio Hernández falleció en La Habana el 23 de Noviembre de 1933 víctima de un edema pulmonar agudo y fue sepultado en la Necrópolis de Colón al día siguiente en un panteón familiar fue velado en la Academia de Ciencias pues Gerardo Machado hizo presiones para que las organizaciones estudiantiles se negaran a que Eusebia fuera velado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Monumento

Monumento erigido al Doctor Eusebio Hernández en el Hospital que lleva su nombre en Marianao, La Habana, Cuba.

El 23 de Noviembre de 2010 al cumplirse el aniversario 77 de su fallecimiento se colocó en el pabellón Enrique Núñez del Hospital Calixto García la efigie del insigne médico cubano.

Panteón .

Panteón de los Veteranos de las Guerras de Independencia en La Habana donde se depositaron los restos del Doctor Eusebio Hernández.

Restos

Momento en el que eran conducidos, con los honores militares correspondientes, los restos del patriota al Panteón donde actualmente descansan.

El 18 de Enero de 2011 al cumplirse el aniversario 158 de su natalicio, sus restos fueron trasladados al Panteón de los Veteranos de las Guerras de Independencia en la Necrópolis de Colón en La Habana, mediante una ceremonia solemne.

En el parque central de esta ciudad existe un busto que rinde homenaje perpetuo a este inolvidable hijo de este pueblo de Colón, provincia de Matanzas, en Cuba.

 Fuentes

  • Leonardo Depestre Catony y Luis Ubeda Garrido. Personalidades cubanas siglo XX. La Habana: Editorial de Ciencias sociales 2002.
  • Julio A. Mella. “Los falsos maestros y discípulos”. En: Documentos y Artículos. La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1975, p. 118.
  • Eusebio Hernández. “Manifiesto al país”. Heraldo de Cuba. I (86):6; 20 de mayo de 1912.
  • Eusebio Hernández. El período revolucionario de 1879-1895. La Habana: Imp. El siglo XX; 1914, p. 35.
  • Heraldo de Cuba.XII (307):1; 4 de noviembre de 1923.
  • Carbonell MA. Eusebio Hernández. La Habana: Editorial Guáimaro; 1939, t. II, p. 72-73.
  • Irene Portuondo Pajón. Dr. Eusebio Hernández: “Verdadero hombre de ideas avanzadas”. Rev Haban Cienc Med. 2008; 7(1).
  • Serra Pérez A. Oración Anual Dr. Eusebio Hernández. Pub. Ofic. Historiador de la Salud Pública, La Habana: 1953. En: Rafael Cepeda. Eusebio Hernández. Ciencia y Patria. La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1991, p. 10.
  • Federico de Torres. La asamblea universitaria del 12 de enero de 1923.  “Apuntes para la Historia de Colón hasta 1980” (V. 1). Colón. 1992. (inédito)
  • Museo Municipal “ José Ramón Zulueta “. Colón. Fondo Colección de Documentos del Dr. Eusebio Hernández. Prado Juvier, Irma y Pablo Domínguez Monzón. “Colección de Documentos del Dr. Eusebio Hernández”. Colón. 2004. (inédito).
  • Julio Ortiz Pérez. Oración Anual Dr. Eusebio Hernández. Pub. Ofi. Historiador de la Salud Pública, La Habana: 1950. En: Rafael Cepeda. Ob. Cit., p. 10-11.]
  • Entrevista realizada por el autor de este trabajo en la capital del país al Doctor Rafael Cepeda, biógrafo del Dr. Eusebio Hernández Pérez, ya fallecido.
Explore posts in the same categories: Uncategorized

3 comentarios en “EUSEBIO HERNÁNDEZ PÉREZ, GENERAL Y DOCTOR.”


  1. cada nacion debe recordar su historia y conmemorar a los heroes los que dieron sus vidas por la libertad y la independencia! Deber y honor es de las medias de comunicacion y periodistas para recordar a las generaciones futuras la vida y la lucha de estos heroes, para que sean como un ejemplo y no los olviden nunca ! Gracias por este posts, Toni


    • Con mucho cariño recibo siempre sus comentarios. Gracias por su apreciación de mi modesto trabajo. Saludos para Nina y los demás por allá. Cuidense mucho. Los recordamos siempre. Afectos miles.
      Tony

  2. Eduardo Rubiera Says:

    Tengo parentezco con el general Eusebio Hernandez, pero no logro dar con datos especificos. Lo se de oir hablar de el a mi abuela (Hernadez-Richard) pero no recuerdo detalles. Me gustaria saber datos personales; o sea, quienes eran sus padres, con quien se caso, hijos, etc.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: