COLÓN INMERSO EN EL PROCESO ELECCIONARIO DEL PODER POPULAR.

Bandera Cubana

Luego de la constitución de la Comisión Electoral Municipal y las de Consejos Populares y Circunscripciones así como de los seminarios sobre la Ley Electoral de la República de Cuba acerca de los procedimientos para el desarrollo de las elecciones, este municipio de Colón inició este lunes 3 de Septiembre el proceso de Nominación de Candidatos con la asamblea de la Circunscripción Electoral 11 del Consejo Popular (este) de la ciudad

La convocatoria se extenderá hasta el día 29 de este propio mes con el propósito de elegir a los mejores representantes del pueblo para la conformación de  la Asamblea Municipal del Poder Popular en un nuevo período de gobierno mediante un  proceso que este año tiene la característica de ser  general porque la convocatoria también llama al pueblo a elegir a los Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular en cumplimiento de los términos fijados por la Ley para cada uno de los mandatos.

 Lo que  diferencia a las elecciones en Cuba de otras en el mundo es precisamente el desarrollo de estas reuniones para elegir a los candidatos. En otros países surgen del seno de Partidos Políticos pero en nuestra Patria éstos no salen de ninguna maquinaria política. Aquí el Partido Comunista como fuerza dirigente de la sociedad y del Estado no es una organización con propósitos electorales. Los miembros del Partido Comunista se reconocen con esa condición porque también en el proceso de crecimiento del Partido se hace una consulta con las masas que son las que dicen la palabra decisiva para que un ciudadano pueda alcanzar la militancia de dicho Partido.

El Partido ni postula, ni elige ni revoca a los hombres y mujeres seleccionados únicamente por el pueblo para ejercer las tareas de gobierno. La única condición para ser elegido candidato al Poder Popular es la conducta, inteligencia, disciplina social, condiciones y méritos reconocidos por el pueblo reunido en asamblea que es el que definitivamente decide quien alcanza dicha condición, primero en la nominación y luego con el pronunciamiento del voto directo y secreto en las urnas en cada Colegio Electoral.

Para el desarrollo de este proceso cada circunscripción tiene varias áreas y en cada una de ellas es elegido uno o varios candidatos puesto que la Ley Electoral garantiza que al menos 2 candidatos y hasta un total de 8 puedan aparecer en las Boletas el día de las votaciones.

Tampoco Cuba tiene una propaganda cara y ruidosa para destacar a nadie en particular. Ninguno de los candidatos puede hacer ningún tipo de propaganda a su favor y tampoco nadie necesita tener riquezas ni posiciones políticas – por supuesto – para ser elegido por el pueblo.

En sus biografías ubicadas en lugares públicos solo se habla de sus méritos, prestigio y condiciones personales así como su capacidad para servir a los ciudadanos y  para representarlos  dignamente.

En Cuba el voto no es obligatorio, tal como lo establece el Artículo 3 de la Ley Electoral es libre, igual y secreto y cada elector tiene derecho a un solo voto. El conteo de la votación es pública, es decir, puede ser presenciado por todos los ciudadanos que quieran hacerlo y el compañero elegido es el que obtenga más del 50 por ciento de los votos válidos emitidos por los electores.

En Cuba la aseveración de que del pueblo dimanan todos los poderes no es una mera frase sino una realidad. El pueblo elige a sus legítimos representantes y lo hace de forma pública al designar a los candidatos en un acto donde también públicamente se exponen sus méritos y condiciones y se aprueban por mayoría.

El futuro delegado surge de las urnas con la mayoría de votos válidos. Son los mejores representantes del pueblo.

 De igual forma, los que son elegidos al parlamento o Asamblea Nacional y por supuesto que allí, también por votación secreta de los representantes legítimos de la nación eligen no a un presidente y a un primer vicepresidente, sino a una dirección colegiada integrada por 5 vicepresidentes más del Consejo de Estado en cuyos hombros descansa la responsabilidad de dirigir los destinos de la nación con un reconocido arraigo popular más aún cuando una sociedad como la nuestra es el fruto de un genuino proceso revolucionario también surgido de las entrañas del pueblo y, un proceso revolucionario es, sin duda alguna — y así se reconoce universalmente—  fuente de derecho, el derecho de labrar su propio destino, a determinar los métodos y formas de dirección del estado revolucionario y a darse el tipo de gobierno que estimen las amplias masas populares que son la legítima fuente de la Revolución.

La Constitución de la República de Cuba o sea la Ley Fundamental del país fue aprobada en todos sus artículos mediante mayoritario referendo del Pueblo de Cuba en Plebiscito o votación directa y secreta de todos los ciudadanos de la nación con derecho al sufragio.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: