AYER 14 DE JUNIO, SE CELEBRÓ EL DÍA MUNDIAL DEL DONANTE DE SANGRE.

Ayer celebramos el Día Mundial del Donante de Sangre.
El problema de las donaciones de sangre que encontró la Revolución al llegar al poder el primero de Enero de 1959 fue el del gran negocio mediante el cual aquellas personas con posibilidades y voluntad de donar sangre cobraban ese servicio a tenor de los problemas de los familiares de los pacientes ingresados en los mal atendidos hospitales estatales o en las clínicas establecidas en cada población importante o ciudad del territorio nacional.
Tener un paciente ingresado en uno de esos centros era la gran odisea, un trance donde el hombre, enajenado y triste tenía que responder a las exigencias de un sistema de salud que nada tenía que ver con el principio que analizamos hoy de los derechos humanos, del nivel de vida de los trabajadores, de la situación económica general y de la defensa de nuestra niñez y de nuestra juventud. Es cierto que aquí se enfrentan los grandes problemas económicos que tiene hoy la nación cubana como resultado mayoritario de un bloqueo sostenido durante años y años por el gobierno imperialista de los Estados Unidos, pero a pesar de eso, nadie ha quedado desamparado en un hospital ni nadie ha fallecido por falta de una operación quirúrgica o una donación de sangre. Si usted es ingresado y necesita 3, 4 o muchas más donaciones de sangre el Estado Cubano se encarga de garantizarlas gracias a la conciencia de un pueblo que tiene la sagrada convicción de saber que una donación de sangre es determinante para salvar cualquier vida humana donde quiera que esté.
Nadie podía hablar de DONAR en una sociedad donde todo tenía un valor, un precio. Ahora, en los mismos países poseedores de grandes riquezas las donaciones de sangre tienen su precio y existen personas que mueren por falta de una de ellas.
Esos son los países en que la gente para extraerse un molar necesitan al menos 80 dólares y para un empaste de una pieza dental mucho más. Es por eso que muchas personas cubanas emigradas a los Estados Unidos vienen a Cuba y se presentan en los servicios estomatológicos para que les sea extraída una muela, un cordal, un diente…. Porque allá, en la planicie americana de todos los tiempos eso tiene un precio y, bastante alto.
La bondad del pueblo cubano de donar la generosa sangre se demuestra cuando a Perú, Guatemala, México, Nicaragua y hasta otras latitudes fue necesario enviar sangre humana para salvar vidas luego de cualquier desastre natural o necesidad de hombres y mujeres humildes.
Ahí estuvo y estará el pueblo de Cuba, ese que es tan criticado por los salvajes que, en uso de las conexiones digitales de hoy no pierden la oportunidad de ofender, criticar y maltratar a los que quedamos aquí, dispuestos a defender nuestra tierra al precio que sea necesario.
Nada vale más que la historia y la verdad. Esa nadie la puede cambiar con una varita mágica como la que se ve en las actuaciones de los magos.
QUE VIVA POR SIEMPRE LA DIGNIDAD HUMANA.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: