HA MUERTO EL ILUSTRE MAESTRO DE LA LOCUCIÓN EN CUBA EDUARDO ROSILLO.

 Mucha tristeza en todo el pueblo de Cuba ha causado la noticia del fallecimiento del destacado locutor cubano Eduardo Rosillo, una voz estelar, marcada por perfecta dicción, elocuente manera, muy cubana de comunicar, y excelente como animador de uno de los espacios radiales más gustados de la radiodifusión nacional ALEGRÍAS DE SOBREMESA donde supo granjearse la aceptación y reconocimiento de todo el pueblo por su manera diáfana, alegre y perdurablemente precisa a la hora de presentar los diferentes momentos humorísticos y musicales concebidos por otra gloria de la radio en Cuba, el maestro Alberto Luberta.

Los micrófonos de las radioemisoras y televisoras de todo el país se inclinan en señal de reverencial homenaje  a un hombre que cambió el rumbo hacia la toga de abogado para interiorizarse en el mundo de la radio desde que prácticamente era un adolescente allá en su indómita región oriental donde vio la luz aquel día 20 de Febrero de 1929 en la calle Martí No. 56 en La Maya, localidad al este de Santiago de Cuba donde dio también sus primeros pasos en el mundo del arte de la comunicación radial.
Laboró en la emisora CMKC a la que llegó a raíz de los acontecimientos del 26 de julio de 1953 cuando la emisora no abrió y él se presentó con disposición de asumir la labor ante el dueño de la misma paso que sirvió para ser aceptado y comenzar a laborar en dicha emisora oriental donde su proyección ante sus micrófonos dejó clara su convicción política a favor de la causa revolucionaria.

Debido a ello tuvo que abandonar Santiago en enero de 1957 para ir a La Habana a buscarse la vida donde —-según dijo en una entrevista que concedió al Portal de la Radio Cubana—- “ pasó el Niágara en Bicicleta “ pues había sido señalado por las fuerzas represivas del régimen de Fulgencio Batista en Santiago de Cuba.
En La Habana lo sorprende el triunfo de la Revolución y comienza a trabajar en la Sección de Tránsito de la Policía Nacional Revolucionaria bajo las órdenes de quien había sido su compañero de estudios en Santiago de Cuba el Comandante Raúl Menéndez Tomassevich, primero en orientaciones del tránsito mediante carros parlantes en la vía pública y participando después en programas de radio y televisión también sobre temas de tránsito y donde nadie podía imaginar que él era locutor fogueado en emisoras como la CMKC. Lo descubren, le hacen una prueba reglamentaria y trabaja hasta 1962 en Radio Habana Cuba y luego pasó a Radio Progreso hasta el final de su vida laboral en esa emisora.
Entre otros reconocimientos Eduardo Rosillo recibió el Premio Nacional de la Radio, la Medalla Alejo Carpentier, la Distinción por la Cultura Nacional, la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez Báez, el Micrófono de la Radio Cubana, la Distinción Raúl Gómez García y el Sello Laureado de la Cultura Cubana.
Dijo Martí: LA MUERTE NO ES VERDAD CUANDO SE HA CUMPLIDO BIEN LA OBRA DE LA VIDA. Y Eduardo Rosillo Heredia seguirá viviendo en el corazón de cada cubano y cubana donde él, con su voz inapagable sembró la semilla de lo eterno.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas: , ,

Responses are currently closed, but you can comment below, or link to this permanent URL from your own site.


A %d blogueros les gusta esto: